El ahorro, el beneficio colateral del ayuno intermitente

El ahorrar con el ayuno intermitente es uno de esos beneficios que suele pasar desapercibido. Y es que junto a una mejora de la salud, una potenciación de la capacidad cognitiva y mayor expectativa de vida se le suma a que no debas preocuparte cuánto te dejas en la comida.

Sí, es cierto que lo importante no es el qué, sino el cuándo, pero combinar una alimentación saludable con el hábito conseguido por el ayuno intermitente es la mejor forma de sacarle provecho. Y si de paso se ahorra, pues mejor.

Índice de contenidos

    Ayudando a cuidar de la salud de nuestra cartera

    ¿Cuántas veces te has quedado en blanco al ver lo que cuesta tu cesta de la compra? ¿Te has planteado eliminar aquellos productos que realmente no combinan en tu dieta? ¿Existe algún tipo de ayuno intermitente para la cartera?

    Quizás no encontremos respuesta para esta última pregunta, pero sí podemos ayudarte con las otras dos. El ayuno intermitente, al fin y al cabo, es la forma de crear un hábito en tu día a día. Así que también es una buena opción para crear otro que fomente una alimentación más sana y optimizada a lo que puedes permitirte.

    No es fácil, pero como todo tipo de hábito requiere de su planificación, entrenamiento y, sobre todo, puesta en práctica. Ahorrar con el ayuno intermitente te permitirá gestionar mejor tus gastos, o al menos ser consciente en qué inviertes en el ámbito de la alimentación.

    Simplemente presta atención a estos tres consejos tan simples como fáciles de seguir:

    Planifica lo que vas a comer con antelación

    Uno de los principales problemas cuando compramos comida es que simplemente rellenamos la despensa. Esto significa que adquirimos todo tipo de producto, aunque luego ni siquiera nos lo comamos. Tener la posibilidad de elegir entre diferentes opciones siempre es agradable, pero no lo más adecuado.

    Una clave de la mayoría de las dietas es tener una planificación, por lo menos semanal, de los alimentos que se van a ingerir. No hace falta que vayas a un nutricionista, pero sí que cojas un lápiz y papel para saber qué vas a comer durante los días siguientes a la compra

    Tampoco hace falta que entres en detalles: céntrate en calcular aproximadamente las cantidades de aquellos alimentos que vayas a comer cuando toque. Ni más ni menos. Es posible que las primeras veces no acabes de ajustar, pero con la práctica se hace al maestro.

    Comprar productos en tiendas especializadas siempre es la mejor opción

    ¿Sabes qué ocurre cuando vas a una gran superficie y tienes que pasar por el pasillo equivocado para llegar a las verduras? Sí, que justamente es el de los dulces. Tentadores y sabrosos dulces.

    Si nunca puedes resistirte a coger un caprichito, una buena opción es acudir a tiendas especializadas. Esto quiere decir que, siempre que puedas, acudas a carnicerías, pescaderías y similares para la adquisición de alimentos.

    Es cierto que a veces los precios no son los más amigables, en especial si buscas el ahorro con la dieta del ayuno intermitente, pero bien compensa con creces la calidad de productos tan frescos como mimados. También te permitirá tener tickets separados de los diferentes alimentos que consumes, ayudándote a la planificación y el control de gastos.

    Aprovecha todas las ofertas y promociones que encuentres

    Parece obvio, pero muchas veces ni siquiera hacemos un mínimo esfuerzo por encontrar aquellas promociones y descuentos que pueden ayudarnos a ahorrar. Por suerte, con el aumento de la capacidad cognitiva que aporta el ayuno intermitente, uno se da cuenta de estas pequeñas oportunidades.

    Desde los típicos tres por dos en algunos productos que se encuentran en las grandes superficies como las carnes, pescados y verduras en oferta de tus tiendas de barrio favoritas, hay una gran variedad de opciones para ahorrar mientras te preocupas en qué comer durante el ayuno intermitente.

    Pero si no te quieres mover de casa, también existen algunas plataformas para disfrutar de grandes descuentos y ofertas. Por ejemplo, en el Catador de Cupones encontrarás promociones de todo tipo de producto, y no sólo alimentación, para lograr que el hábito de comer rico y sano sea más fácil.

    En definitiva, no hay excusas para comer bien y ahorrar. El ayuno intermitente es una buena forma de incentivar otros hábitos que, de otra forma, costaría mucho afianzar. Es el caso de fijarnos bien en qué comemos y cuánto nos gastamos en ellos. ¿A qué esperas para cuidar la salud de tu cartera?

    Deja una respuesta

    Subir